Violencia en Inglaterra

Londres y la influencia de la tecnología


15 de Agosto de 2011

Por: 
Agustín Tonet

Las redes sociales y las nuevas tecnologías tuvieron un rol clave durante las revueltas en Libia, Túnez y Egipto porque pudieron mostrar qué era lo que ocurría adentro de un férreo control por parte del gobierno. Sin embargo, los hechos recientes en Londres sirven de ejemplo para tener cuidado a la hora de realizar una valoración positiva totalmente de estas herramientas. “Si estás deprimido por el dinero, vamos a vengarnos en el este de Londres. Hacé correr la noticia”. Éste es uno de tantos ejemplos de mensajes que se envían desde hace noches entre los jóvenes en las principales ciudades del Inglaterra.

En Londres, alrededor de un tercio de los jóvenes usan un BlackBerry. La característica de la mensajería interna de Blackberry es que los mensajes entre los mismos teléfonos de la marca son cifrados y difíciles de interceptar. Con este conocimiento, varios jóvenes empezaron a coordinar los diferentes ataques a través del BlackBerry Messenger. Más de 300 detenidos por los saqueos, 35 policias heridos y cientos de tiendas atacadas en Londres y Manchester, entre otras ciudades del Reino Unido.

Los representantes de BlackBerry en Reino Unido se solidarizaron vía Twitter con aquellos que “sufrieron las consecuencias de los disturbios”. “Nos comprometemos a ayudar a las autoridades como sea”, decía el tuit. El tema es el “como sea”. Y ahí es donde la situación se vuelve más complicada, ya que David Cameron, al volver de sus vacaciones ordenó que se intervengan las redes sociales, en un claro ejemplo de querer terminar con los saqueos y ataques en la capital inglesa. El miedo es a que sea el primer paso para meterse en las líneas telefónicas de cada usuario.  Ya hubo casos de políticos, como David Lammy, que le pidió a BlackBerry que reflexionará la posibilidad de suspender sus servicios de mensajería.

Cameron no se da cuenta que el problema no es que los jóvenes usen las redes sociales y la mensajería de BlackBerry sino que hay una población joven que se siente postergada, cuyas familias viven del subsidio público acumulando un descontento que ha estallado en estas semanas. Los teléfonos inteligentes poco tienen que ver en esta situación.

Cuando la tecnología es una herramienta, el buen o el mal uso depende de quienes la utilicen. En este caso, los jóvenes que realizaron los saqueos, la policía y el gobierno la usaron sin pensar con claridad y acabó siendo un instrumento que termina atentando contra sus propias libertades.

Etiquetas

Gracias Agustín por este artículo, un abrazo, Mario G.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

-

Novedades Libros

La governance en la empresa socialmente orientada

Encuentros con el mundo de la economía y el trabajo

Historia de María Cecilia Perrín de Buide

NUEVA EDICIÓN

Cristiano, sacerdote, amigo

Último número

Noviembre 2016
Revista Nº: 581

Publicidad